Complint velles promeses

1 12 2009

Resulta que els mariatxis també fan promeses. I no només això, sinò que un sentit de l’honor per a d’altres segurament exagerat els empeny a complir-les, fins i tot quan són a persones que acaben per demostrar no ser gaire de fiar. Sigui com sigui, va arribar un punt, pels volts de l’abril de 2008 que el mariatxi que subscriu aquestes paraules es va comprometre a compilar i donar una forma més definitiva i amb una mica de cos als escrits que tenia sobre en Caleglin Nolewë, el qual ja havia acceptat com a alter ego. I el resultat va ser això:

Ei gent, seguim tenint activitat en el space pel que sembla! Precisament per això no m’atrevia del tot a fer un post d’aquest tipus, però bé, sembla que l’haver de complir una promesa feta ja fa un temps m’ha tirat més que la por a que deixeu de passar per aquí.

Com deia, fa un temps vaig prometre recopilar i reescriure (per tal d’adequar-lo i canonitzar-lo) tot el material publicat anteriorment sobre Caleglin Nolewë, el meu alter ego èlfic durant una temporada, que ara mateix està desaparegut per la Terra Mitja i no se sap si tornarà.  Espero que agradi a algú, ja em direu què us sembla.

Insisteixo en el canvi d’idioma, ja que m’és més fàcil escriure material d’aquest tipus en castellà, al ser aquest l’idioma en què he llegit El Silmarilion. I finalment, insisteixo també en recomanar la lectura d’aquest llibre, juntament amb les altres obres de JRR Tolkien: El Hobbit i El Senyor dels Anells; a poder ser en castellà, perquè els noms en català em sembla que deixen bastant que desitjar (Gambús, Bilbo Saquet…).

Caleglin Nolewë, fue un notable guerrero noldorin de la casa de Fingolfin, hacedor de notables gestas durante la Tercera y la Cuarta Edad.

De sus padres

Nacido en Gondolin, sus padres hubieron de sufrir el exilio de Valinor, así como la maldición de Mandos debido a la insurrección de Feänor y de la gran mayoría de los Noldor con él.  Durante la primera edad, los notables logros en batalla de su padre, y la profunda amistad que de éstas derivó con Turgon (hijo de Fingolfin y príncipe noldorin), lo llevaron a ocupar importantes cargos una vez Gondolin fue fundada en el valle de Tumladen. La llegada de Maeglin enturbió la relación, cayendo éste en desgracia a los ojos del rey, pero sin perder nunca su lealtad hacia él. Durante este periodo de paz aparente, pues Maeglin estaba a punto de pactar con Morgoth, nació Caleglin, el primer y único hijo que tendrían.

De su infancia y juventud

A los pocos años de vida, siendo aún un niño pero teniendo ya suficiente entendimiento, Caleglin vivió de muy cerca la traición final de Maeglin y la caída de Gondolin. Tanto él como su madre estuvieron a punto de perecer en el asedio, pero gracias al sacrificio final de su padre, ambos pudieron escapar junto con los otros pocos supervivientes hacia las bocas del Sirion. Uno de estos supervivientes era Eärendil, el medio elfo nieto de Turgon, por quien Caleglin sintió pronto profunda admiración. Esta admiración, junto con la rabia y las ganas de venganza por la muerte de su padre fueron las causas de que ya de bien joven, nada más cumplir la edad mínima, se alistara en el ejército de defensa de Arvernien. Caleglin se ofreció como voluntario para acompañar a Eärendil a Valinor, pero no fue admitido debido a su poca experiencia en navegación. No obstante, sí participó en la Guerra de la Cólera que derrotó definitivamente a Morgoth, siendo testigo directo de la furia de los Valar, especialmente de Tulkas, y por tanto del fin de la primera edad.

De la segunda edad

Con el inicio de la segunda edad, Caleglin conoció el que sería su amor, Findur Arelmoth, una Noldorin de su misma casa pero perteneciente al pueblo de Fingon (hermano de Turgon), al trasladarse la mayoría de los elfos supervivientes de Beleriand (desaparecida) a Lindon, donde los gobernó Gil-Galad. Bajo las órdenes de éste, y gracias a su efectividad y lealtad, Caleglin fue ascendiendo hasta llegar a ser al término de la edad, uno de los generales del ejército de Gil-Galad. Como tal, Caleglin acompañó a su señor al asedio de Mordor, junto con el resto de fuerzas de la última alianza. Una vez más, le tocó vivir muy de cerca la muerte de alguien admirado y querido (Gil-Galad), quedando profundamente entristecido a pesar de la victoria obtenida en la batalla.

De su profunda tristeza

Su relación con Findur tiró adelante, pero no dio ningún retoño, y Caleglin quedó sumido en una tristeza aún mayor, cuando Findur decidió embarcar en los Puertos Grises, quedándose él en la Tierra Media, pues no pensaba descansar hasta erradicar del todo el mal presente en esas tierras y así poder vengar las muertes de todos aquellos que había admirado y querido: su padre, Turgon y Gil-Galad. Así pues, Caleglin durante la tercera edad ayudó considerablemente a los Montaraces y fue en numerosas partidas con los hijos de Elrond (pues pasó a morar en Rivendel, si bien pocas veces estaba allí). Constantemente salía en partidas (la mayoría de ellas en solitario) para someter a Orcos u otras criaturas malignas.

Durante esta época, el escudo que lució en batalla fue el siguiente:

El escudo era de fondo dorado, símbolo de riqueza o nobleza. Sobre éste, destaca una espiral verde (símbolo de la naturaleza tan apreciada por los elfos), sobre un cielo estrellado. En medio de todo, destaca una estrella de cuatro puntas grandes doradas y cuatro más pequeñas y plateadas, simbolizando la gran devoción por Varda de todos los elfos. En medio de ella, se aprecia una gema, más concretamente uno de los Silmarils, el que brilla en los cielos portado por Eärendil. Justo encima de la estrella, vemos tres lágrimas, que simbolizan la tristeza de Caleglin por la partida de su amada. Finalmente, en el borde se aprecia el lema que Caleglin adoptó: “Por el amor verdadero, sufriré para siempre”.

De su amistad con Morendil

Fue en algún momento por determinar después de la partida de Findur cuando Caleglin conoció a aquél que acabaría siendo su mejor amigo sobre la Tierra Media, Morendil, también conocido con el nombre de Ingolmo (poseedor de gran sabiduría). Rápidamente los dos entablaron una gran simpatía el uno por el otro, hasta que se hicieron inseparables. Gracias a esta nueva amistad, Caleglin pudo recuperarse de la muerte de sus anteriores señores y de la partida de Findur, volviendo a disfrutar de unos días de paz sobre la Tierra Media.

Así pues, Caleglin aparcó su eterno vagar en solitario por el continente y pasó a acompañar a Morendil en toda clase de viajes y aventuras, ya fuera por pura diversión o bien para ayudar a pueblos en peligro o atacar a orcos. Además, debido a que Morendil no sólo poseía un gran conocimiento sino que era un gran jinete y espadachín, estando el uno prácticamente al nivel del otro, formaron una pareja tan halagada por sus aliados como temida por sus enemigos. Así fue como durante años las Dos Espadas brillaron bajo el sol, la luna y las estrellas de la Tierra Media.

De la triste nueva

Y fue precisamente en el momento en que la amistad entre los dos llegó a su punto más alto, cuando una extraña misiva llegó a manos de Caleglin. La persona que se la entregó, sólo dijo de ella que hacia unas semanas que había llegado a sus manos en unas extrañas condiciones. Caleglin, que de entrada reconoció la letra, despachó al emisario tan rápido como pudo e intentó alejarse de Morendil para poder quedarse solo. Finalmente, y a pesar de la insistencia de su amigo, consiguió lo que deseaba, y en el claro de un bosque, a la luz de las estrellas, fue dónde leyó las tristes noticias que se le daban.

La autora de la carta no era otra que Findur, a quien Caleglin creía en el oeste, allí donde hasta hace tan solo unos años sólo había llegado Eärendil. En la carta, Findur le confesaba que jamás llegó a partir, pues en el mismo puerto conoció a otro elfo, que la cautivó hasta el punto que decidió dejar estar sus planes de viaje para quedarse en la Tierra Media con ese desconocido. Según le decía, si no le había avisado de esto en tanto tiempo, era porque no se había visto capacitada para hacerlo. Cuando al fin se decidió, no tenia forma de encontrarlo, debido a su forma de vida errante y solitaria, y no fue hasta que conoció la leyenda de las Dos Espadas que pudo finalmente encontrarlo.

A pesar de que en la carta, Findur le pedía disculpas y comprensión varias veces, Caleglin jamás pudo perdonarla, y cayó en un profundo desengaño del que jamás llegó a salir. Así fue como decidió cambiar su emblema (que llevaba en su escudo y en su estandarte) por uno nuevo, donde se aprecia una corona (símbolo de su servicio a los señores elfos, ahora en el oeste) sobre tres lágrimas rojas (lágrimas de sangre, símbolo del dolor que le produjo el engaño de Findur) todo esto sobre fondo negro (para simbolizar la pena y la tristeza). Su nuevo lema, visible sobre la corona fue: “Corazón roto, lágrimas de sangre”.

De la desaparición de las dos espadas

Finalmente, Caleglin le explicó a su amigo Morendil todo lo que pasaba, y sus planes para el futuro: un nuevo exilio solitario, esta vez definitivo. Morendil comprendió la situación de su amigo y compañero de armas, y lejos de probar de convencerlo para que no lo hiciera, decidió unirse a él, a pesar de la resistencia inicial de su amigo.

Fue así como finalmente, las Dos Espadas acabaron desapareciendo de la Tierra Media, y desde entonces, nadie más ha sabido dónde se encuentran. Leyendas de todo tipo surgieron alrededor de estos dos amigos. Algunas de más creíbles, otras de menos, sin embargo, la más conocida y citada es aquella que cuenta que aún viven en la Tierra Media, erradicando el mal donde sea que aparezca.

Bé doncs, potser no sembla gaire interessant o no us agrada, però les promeses són les promeses. El proper cop més!

Caleglin Nolewë – Cronista avorrit

Advertisements

Accions

Information

2 responses

8 03 2010
Behelin

Perquè despres diguis que no et deixo comentaris.

Anda que… xD

8 03 2010
caleglin

Tu també… entres per la porta gran, llegint-te un post dels més espessos i potser difícils d’entendre que he fet mai (eh, però m’agraden bastant).

No res, benvingut Behelin! XD

Deixa un comentari

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

Esteu comentant fent servir el compte WordPress.com. Log Out / Canvia )

Twitter picture

Esteu comentant fent servir el compte Twitter. Log Out / Canvia )

Facebook photo

Esteu comentant fent servir el compte Facebook. Log Out / Canvia )

Google+ photo

Esteu comentant fent servir el compte Google+. Log Out / Canvia )

Connecting to %s




%d bloggers like this: